Felicitación navideña 2017

Felicitación navideña 2017
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

28 de abril de 2010

SOLEDAD ¡Este jueves un relato!


Sucedió en nuestro Camino de Santiago en Octubre del pasado año. Hacíamos el Camino andando dos parejas amigas y yo. Toñi, mi mujer, no hacía camino, o al menos, no nuestro camino. Tenía la sacrificada misión de prestarnos apoyo logístico.

Habíamos salido de Orense muy temprano con destino a Cea. Toñi se quedó  en el hotel para coger más tarde un autobús de linea hasta dicha población, donde buscaría hospedaje y algún restaurante en el que reponer fuerzas cuando llegáramos.

Había visitado un manantial de aguas termales muy famoso, un mercado de flores y se encaminaba a gestionar la forma de llegar hasta Cea, cuando un anciano, sentado bajo la marquesina de lo que parecía ser una parada de autobús, se dirigió a ella.

- Oye, tu no eres de aquí, ¿verdad?

Toñi, distraida en sus propios pensamientos, se sobresaltó un poco. Sin embargo, el aspecto entrañable de aquel anciano le inspiró confianza y le respondió:

- No. Estoy de paso. Me encamino a la estación de autobuses para ver si alguno sale próximamente para Cea.

-Pues yo estoy aquí, descansando, tomando el sol hasta que sea la hora de entrar a misa.

Intuyendo la necesidad de compañía de aquel hombre, con la excusa de tener también ganas de descansar y manifestando no tener prisa, se sentó a su lado a conversar.

Durante el rato que con él estuvo, el anciano le dijo que era de Lalín, una población cercana, donde tenía una casa, que sus hijos vivían y trabajaban fuera de Galicia, que se había quedado viudo, que vivía en una residencia de ancianos, que se sentía muy solo, que le gustaría encontrar una mujer amable y cariñosa como ella.

Todo esto, antes de  hacerle la insólita proposición de que se fuera con él, a su casa, la de toda su vida,  en Lalín, con la promesa de que nada le faltaría, sólo a cambio de compartir su vida, sólo a cambio de un poco de compañía para los últimos años de su vejez.

Toñi, acordándose de su padre ya fallecido, se vio embargada por un sentimiento de ternura hacia aquel anciano. Le costó mucho decirle que estaba felizmente casada y que se reuniría con su marido dentro de unas horas en Cea.

Después siguió conversando con él durante un buen rato hasta que las campanadas de la iglesia, anunciando la misa, marcaron el final de esta historia,  fiel reflejo de una soledad más, la de una vejez desprovista de afectos en la que se encuentran muchísimos ancianos.

Pepe.


Os dejo a continuación el vínculo a una reflexión personal, a la reedición de una entrada que publiqué en spaces sobre una soledad bien distinta, la soledad que te inunda cuando en un momento de tu vida, sientes que te fallan todos los pilares de tu existencia. Es mi segunda reflexión sobre la soledad que espero que os guste.

Radiografía de la absoluta soledad

Más relatos en el blog de María José

26 de abril de 2010

Lo que escribo

Imagen obtenida de Internet 

¡Tantos pasos andados,
hasta ser y sentir,
lo que ahora escribo!.
 
Mi infancia alborotada,
mi juventud gozada,
mi madurez serena y sosegada.
 
Mis osadías, mis miedos,
Mi placer, mi dolor,
Mis alegrías, mis duelos.
 
Mi voluntad de andar,
de seguir en la brecha
aunque me duela.
 
Desgranando momentos,
son retazos de vida,
de mi vida,… los que escribo.
Pepe 

21 de abril de 2010

Intimidad ¡Este jueves un relato!



Con los ojos fijos en la nota que acababa de leer, sentado en la cama de una habitación de hotel, recordaba lo vivido con ella en los dos últimos meses.

La conoció en una discoteca. El estaba con unos amigos, en la barra, tomando unas copas. Ella formaba parte de un bullicioso grupo de chicas que, al parecer, estaban celebrando una despedida de soltera.

Alegres, desinhibidas, alborotadoras, eran el centro de todas las miradas. Llevadas por ese estado de euforia que proporciona una copita de más, estaban haciéndonos blanco de sus bromas y comentarios desde hacía un rato.

En un momento determinado decidieron pasar a la acción y llegaron a nosotros invitándonos a bailar. Yo tuve la suerte de ser el elegido por Claudia.

Lo que comenzó siendo un coqueteo, acabó con nuestros cuerpos enredados, dominados por la pasión, en la cama de la habitación del hotel que estaba a punto de abandonar para siempre.

Desde esa primera noche quedaron claros los términos de nuestra relación. Sin compromisos, sin ataduras, se encontrarían los miércoles a las ocho de la noche en ese hotel, para disfrutar de aquello que les unía. Sólo atracción física, sólo sexo.

En la última cita, sucumbiendo al deseo de conocer más de ella, la siguió. Se estaba enamorando y quería saber detalles de su vida. Su idea era saber donde vivía para espiarla y conocer su entorno. Su trabajo, sus amigos, sus aficiones.

Ella no tardó en darse cuenta de su torpe seguimiento y, sin decirle nada, no le costó ningún esfuerzo despistarlo.

Hoy ella no lo esperaba. Tan sólo una nota en la que hablaba de decepción, de como se sentía traicionada, de como le habia entregado gustosa todos y cada uno de los poros de su cuerpo, de que había comenzado a enamorarse y de como todo se truncaba para siempre por aquel intento torpe de invadir su intimidad, de tomar sin permiso más de lo que ella había accedido a darle.

Pepe.

Más relatos en el blog de Gus

19 de abril de 2010

Poesía en Córdoba

Desde hace siete primaveras, en Córdoba, mi ciudad, tiene lugar durante el mes de Abril un importante acontecimiento cultural. Un encuentro internacional de poetas de todo el mundo que va ya por su séptima edición.

Se trata de “Cosmopoética. Poetas del Mundo en Córdoba”. Una cita que ya es referencia tanto a nivel nacional como internacional y que ha merecido la concesión este año del Premio Nacional al Fomento de la Lectura, otorgado por el Ministerio de Cultura.

Aunque el núcleo central de Cosmopoética se desarrolla en una semana, concretamente este año ha sido entre los días 13 y 18 de Abril, la serie de actividades que preparan esta eclosión final se puede decir que tienen lugar desde mucho antes. Ya durante el mes de Enero, se desarrollan talleres de Poesía en muchos centros educativos o en la Prisión Provincial.

Durante todo el mes de Marzo, y luego en Abril se vienen sucediendo encuentros con la poesía en forma de foros, recitales, ciclos, mesas redondas, presentación de revistas, etc.,que hacen que al ciudadano le sea muy difícil sustraerse al ambiente poético creado.

Es estimulante ver, por ejemplo, durante meses, en las puertas y ventanas de los autobuses urbanos de mi ciudad, los poemas de los participantes bellamente impresos, o como, cuando llega la noche, en algunos pubs tienen lugar recitales poéticos.

Este año, además, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Miguel Hernández, diversas actividades han girado en torno a la obra de este enorme poeta.

Una de esas actividades, ha llamado poderosamente mi atención por su carácter participativo.

Trescientos veinticinco balcones de la zona histórica de la ciudad, se han visto adornados con fragmentos sobre lienzo de poemas de Miguel Hernández. Una iniciativa municipal que ha encontrado la colaboración y la complicidad de los ciudadanos que han querido participar de esta experiencia. Como preludio de los balcones cuajados de flores en Mayo, los balcones cuajados de poesía de Abril.

Otra de las actividades es el requerimiento por parte del Ayuntamiento a los ciudadanos para que participaran al objeto de reunir 2016 poemas breves para su exposición en una plaza de Córdoba en estos días, con motivo de la candidatura de Córdoba a la capitalidad cultural en el año 2016.   

No os canso más. Solamente quería dejar reflejo de esta iniciativa cultural que se repite año tras año en mi ciudad, para aportar mi granito de arena en su difusión y conocimiento.

Para los que querais saber más sobre ella, os dejo el vínculo a la página de Cosmopoética.

8 de abril de 2010

Haikus apasionados



Besar tus pechos,
colinas nacaradas,
mi boca quiere.


Cuerpo de seda.
Mis manos te recorren,
de mil maneras.

Bajo la ropa,
nuestros cuerpos fundidos.
La noche vuela.

Mis haikus quieren,
expresar tu belleza,
pero no pueden.

Pepe