Felicitación navideña 2017

Felicitación navideña 2017
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

28 de octubre de 2011

Una convocatoria literaria: "HALLO-BLOG-WEEN 2011"

Estamos solos. A tan sólo tres pasos de mí, está ella mirándome fijamente, como ha sucedido en las últimas semanas en las que a diario hemos coincidido en el andén del metro. Alta, delgada, elegante, sobria. Es  una mujer de una extraña belleza. Sus ojos grandes, de un gris acerado, producen en mi ánimo una sensación de desconcierto y desazón.  Tiene una piel pálida, tersa, tan fina que deja al descubierto el azul de sus venas confiriéndole un aspecto espiritual, casi alado.

Llega el metro. Como siempre, ella se acerca peligrosamente al borde de las vías. Parece que la proximidad del vagón y los railes  ejercen una poderosa sugestión sobre ella. También como siempre, pienso que se  repetirá su extraño comportamiento y en el último instante, sus pasos resonarán alejándose hacia la salida sin dejar de observarme en ningún momento.  

Pero no sucede así. ¡Hoy se ha arrojado a las vías!. El metro se acerca a gran velocidad. No lo pienso, salto en pos de ella, intento salvarla pero es demasiado tarde. El metro impacta en mi cuerpo. Siento que he llegado al final de mi camino. Ella, incomprensiblemente, ha resultado ilesa. Me abraza con ternura. Su mirada, siempre inquietante, se me antoja en este momento solícita y protectora, diría que amorosa.

Exhalando el último suspiro la veo alejarse majestuosa, serena. La muerte, ahora la identifico,  se encamina a extinguir el tiempo de otra vida.

Más relatos de terror en el blog de Teresa

20 de octubre de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. Mitos y leyendas.

Me apetece narraros hoy una leyenda, ya que de mitos y leyendas va la convocatoria de este jueves, concerniente a mi ciudad. A menudo, son estas leyendas las que configuran el “histórico conocimiento” que de las ciudades tienen sus habitantes.

Tiene que ver con uno de los monumentos de esta. Se trata de la Torre de la Malmuerta, torre albarrana, de planta octogonal,  comunicada por la parte alta de un arco, a las murallas que rodeaban el perímetro de Córdoba y que servía como elemento defensivo para dos de sus puertas hoy desaparecidas, la Puerta del Rincón y la Puerta del Colodro. 



La leyenda que ha llegado hasta nuestros días, cuenta que la esposa de un ilustre caballero, ascendiente de los marqueses de Villaseca, realizaba diarias salidas de su domicilio para dedicarse a socorrer a los más menesterosos, proporcionándoles vestido y alimentos. Conocedora del carácter de su marido, nada proclive a relacionarse con las clases humildes, le ocultaba sus continuas ausencias y el motivo de las mismas. 

Una vez descubiertas dichas salidas, se apoderó de él el demonio de los celos y acabó con la vida de su esposa. Enterado con posterioridad del verdadero motivo que la impulsaba a ausentarse diariamente, admirado de la nobleza de alma de su esposa, se arrepintió y el rey le mandó construir la citada torre en honor y recuerdo de su esposa. De ahí el tenebroso nombre Malmuerta, de la misma.

Otra versión cuenta que la Torre fue construida para recluir a su esposa hasta la muerte de esta, como castigo por su supuesta infidelidad. 

La realidad es otra bien distinta, como demuestra la inscripción que en ella figura y en la que reza que fue mandada construir por Enrique III el Doliente para mayor gloria de su reinado.

Porque los buenos fechos de los Reyes no se olviden, esta Torre mandó facer el muy poderoso Rey Don Henrique e comenzose a sentar en el año de nvestro Señor Jesv Christo de M.CCCCVI años, e acabose en M.CCCCVIII años.

Es un ejemplo más, doméstico, local, minúsculo, pero que creo ilustra como en numerosas ocasiones los hechos históricos quedan distorsionados por la imaginación popular o por los intereses, casi nunca asépticos, de aquellos que los narran.
Mas leyendas en el blog de nuestra amiga CECI

13 de octubre de 2011

Este jueves relato: VOCES

Pienso que debo alzar mi voz,
humedecer la sequedad del alma
con la sangre de Haiti o de Somalia,
vencer la tibieza  que ahoga mi garganta
y levantar  también mi voz.

Pienso que debo alzar mi voz,
unirla al coro inmenso de los desheredados,
de los desahuciados, de los desnutridos,
de los desterrados, de los desprotegidos,
de los desalentados, de los desalojados,
vencer la inercia que acomoda mi vida,
y levantar también mi voz.

Pienso que debo alzar mi voz,
denunciar que alguien colocó mal las piezas del mecano,
que hay que dinamitar, por inservible, su estructura
que un mundo más armónico, es posible.
dejar de pensar que poco aporta una voz más,
y levantar también mi voz, mi humilde voz.

Todo un clamor de voces en el blog de GUS 
Al otro lado, se unen las voces en el blog de Yonky

6 de octubre de 2011

Una convocatoria literaria:Este jueves un relato: "IDOLOS"


Me confieso desorientado. La existencia es relativamente estable cuando se desarrolla soportada en la aparente solidez de unas creencias, de unos modelos a imitar, de unas doctrinas a seguir.

Somos limitados, imperfectos, débiles, perecederos. Creo que esa imperfección, esa debilidad, es la fértil tierra donde brota pujante la imperiosa necesidad de buscar modelos a los que imitar e ídolos, fuerzas superiores, deidades que a modo de anclajes, nos doten del necesario equilibrio, nos ayuden a superar los miedos, aporten firmeza a nuestra inseguridad, destierren nuestra finitud con una ilusoria idea de trascendencia posterior a la muerte física.

No tengo consciencia de cómo se ha producido el proceso  que me ha conducido al desconcierto actual. Ese proceso que me induce a  cuestionar, a poner en tela de juicio, a ponderar y enjuiciar de forma crítica y escéptica las excelencias de cualquier modelo a seguir, de cualquier ídolo al que imitar, sea de origen humano o divino. 

Tengo claro el momento en que ese desconcierto afloró, en que se me hizo patente algo que a lo largo de un tiempo largo e indeterminado había ido tomando en mí aunque no quisiera admitirlo, carta de naturaleza: La necesidad de desterrar ídolos, de someterlos a la criba de la razón, de la inteligencia, de la superación y el esfuerzo personal.

Tan solo sé que ese proceso no parece que tenga vuelta atrás y produce desazón vivir el día a día sabiendo que los modelos, todos los modelos, tienen sus imperfecciones y que las deidades constituyen un placebo para nuestras flaquezas. 

Otras deidades se asoman al balcón de CASS