Felicitación navideña 2017

Felicitación navideña 2017
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

25 de febrero de 2016

Este jueves un relato: TRAVESURAS


 Regalo de mi amiga Inma

Fué visto y no visto. Mientras se asomaba para ver a nuestra hija coger el transporte escolar, quedó encerrada entre dos mundos al borde del llanto y la desesperación. A un lado, el jardín exterior que circundaba nuestro bloque de viviendas, al otro lado, la cocina. En medio, provocando su aislamiento en la terraza-lavadero, cerrada por las malas artes de un diablillo, la puerta que separaba ambos mundos. Afuera no se veía a nadie a quien pedir socorro. Dentro, en la cocina, la cristalina carcajada de Alvarito, nuestro hijo, regocijándose ante la situación por el provocada, sintiéndose dueño y señor de unos dominios que ahora le pertenecían por completo, ajeno a los daños que su corta edad podían acarrearle.

El frigorífico abierto. En el suelo, trozos de morcilla con la incisiva huella de sus minúsculos dientecillos. junto a una docena de huevos que había ido estrellando lentamente, uno a uno, prologados por la traviesa mirada hacia su madre, formando un tapiz amarillento y gelatinoso, digno del mejor Picasso.

De nada sirvieron las súplicas, los manotazos en el cristal de la puerta, los gestos y golpes señalando el picaporte, las voces intentando alertar al portero del inmueble, porque sólo después de un largo rato que a ella le pareció una eternidad, a punto de tomar la opción de romper los cristales como mal menor, cuando a él le pareció oportuno, con la misma aparente ingenuidad con la que cerró la puerta, volvió a abrirla poniendo carita de no haber estrellado nunca un huevo, poniendo fin de esta forma a una traviesa tragicomedia que pudo tener nefastas consecuencias.

Podeis deleitaros con otras travesuras en el blog de nuestra amiga y compañera Inma.

19 de febrero de 2016

Este jueves un relato: "CUMPLEAÑOS FELIZ"


Atrás quedaba el largo proceso que nos había llevado hasta allí. Ambos sufriamos aunque no en igual medida ni de la misma forma. Tú en el quirófano, yo dando vueltas por el pasillo incapaz de contener los nervios y anhelando un cigarrillo, hábito que había dejado hacía unos meses, que me ayudara a paliar mi estado de ansiedad.

Ciertamente, no existió premeditación por nuestra parte. Simplemente la casualidad o el caprichoso destino se habían confabulado para llevarte precisamente un 13 de Junio, día de tu onomástica, al hospital.

Todo comenzó en Las Palmas de Gran Canaria. ¿Te acuerdas?. Pasabas por un estado de tristeza crónica causada por un trauma físico y emocional. Pensé que ambos necesitábamos olvidar lo ocurrido y allá que nos fuimos en un intento de recuperar la serenidad perdida.

Nueve meses después de aquel providencial viaje, con el cigarrillo ya encendido, con la sonrisa en los labios, impaciente y nervioso, pensaba en aquel aborto que tuviste del que hubiera sido nuestro segundo hijo después de cinco meses de gestación y en el maravilloso regalo que estabas a punto de recibir en el día de tu santo, el nacimiento de nuestra hija Yolanda, fruto de aquel viaje y de nuestros esfuerzos por recuperar nuestro mejor estado anímico.

Desde entonces, ese doble acontecimiento tu santo y su cumpleaños, son motivo de especial celebración como se merece un acontecimiento tan importante en nuestras vidas.

Podeis celebrar más cumpleaños en el blog de nuestro amigo Max Estrella

11 de febrero de 2016

Este jueves un relato. Cuéntame una historia de fantasmas y contando semanas semanas 5 y 6






Esta semana nuestra amiga Charo en los jueves literarios nos invita a contar una HISTORIA DE FANTASMAS.
Por otro lado, nuestra amiga Sindel en su cita literaria de las dos últimas semanas, nos invita a escribir en torno a dos palabras. QUIZAS Y FRAGILIDAD.
La palabra quizás me habla de admisión de posibilidades, y la palabra fragilidad me habla de debilidad, de indefensión, de necesidad de búsqueda de apoyos y soportes.
En un intento de cumplir con estas convocatorias os dejo esta historia fantasmagórica, que tal vez no lo sea tanto y que tiene mucho de creencia en posibilidades y de fragilidad humana.

Nunca creí en fantasmas. Con los pies en la tierra, esos fenómenos paranormales siempre me parecieron auténticas estupideces, fruto de la fragilidad humana. Ahora, viéndote, comienzo a dudar. Quizás siempre estuve equivocado. Tu comportamiento, desde aquello, es errático y desconcertante en multitud de ocasiones. Al más mínimo crujido de las paredes, te pones primero tensa, como prestando atención y luego sonríes y te relajas. Igual te ocurre cuando silba el viento. Siempre crujieron las paredes, fruto de la dilatación en verano y de la contracción en invierno, es un fenómeno natural. Por las esquinas de una vivienda, la nuestra, situada en un espacio abierto a la sierra, es igualmente normal que el viento silbe con fuerza, siempre lo hizo. 

Eso es lo que te digo, en un intento de comprender los motivos de tu extraño comportamiento. 

- Es cierto que siempre crujieron las paredes y silbó el viento, pero nunca antes me habían traido el eco amoroso de su voz. 

Podeis encontrar más historias de fantasmas en el blog de nuestra amiga Charo
Si quereis saber los distintos planteamientos sobre las palabras propuestas por nuestra amiga Sindel, pinchad aquí